Eduardo Salles | De camino al Congreso Picnic Arts Media

1

 

De camino al Congreso Picnic Arts Media que celebrará los primeros once años de la revista Picnic y que se llevará a cabo en el Lunario del Auditorio Nacional este próximo 13 de septiembre, les dejamos por acá una entrevista que la gente de Picnic le hizo a Eduardo Salles, uno de los siete conferencistas que estarán presentes en el evento. Salles es director creativo, diseñador, ilustrador y autor del sitio web Cinismo Ilustrado, que recibe dos millones de visitas mensuales. Su trabajo le ha hecho merecedor de tres preseas en el Festival de Creatividad Cannes Lions por su campaña Bid Your Sweat realizada para Nike; en 2009 recibió el premio Walter Reuters de periodismo y también fue galardonado con el Premio Nacional de Cuento Juan Rulfo.

2

El cinismo es la desvergüenza o descaro en el mentir o en la defensa y práctica de actitudes reprochables. En esta entrevista tuvimos la oportunidad de platicar con Eduardo Salles, uno de los principales exponentes de esta disciplina socrática. 

No muchos saben sobre tus inicios, ¿nos podrías decir cómo fue que un estudiante que desertó de la carrera en Comunicación de la UNAM, se convirtió en uno de los creativos más importantes de México?

Desertar fue el primer paso. No tengo nada en contra de la universidad, pero creo que si quieres dedicarte a la «creatividad», el sistema educativo en México no es la mejor opción. Me tomó cuatro semestres aceptar que no estaba aprendiendo lo que quería y que un título no iba a garantizarme nada, así que dejé la carrera para aventurarme al aprendizaje sobre la marcha. Lo demás es la típica historia de superación personal: chico-con-ilusiones-lucha-por-conseguir-sus-sueños-y-lologra-gracias-al-internet. Música cursi. Créditos finales.

Gracias al internet, tu trabajo ha llegado a casi todos los rincones del mundo y una considerable cantidad de gente lo sigue, ¿si estuviéramos en una época pre internet, cómo le harías para tener el éxito que tienes hoy en día?

De no ser por internet no estaría respondiendo esta entrevista, y creo que nunca hubiera encontrado la manera de lograrlo. Antes de internet el mundo era un lugar muy protocolario. Los caminos estaban bien definidos y alcanzar el «éxito» exigía una dosis de suerte con ciertas cualidades sociales de las que carezco por completo. Soy malo haciendo lobby, soy bueno haciendo lo que me gusta hacer. Internet me ha permitido potenciar lo segundo y evitarme la molestia de lo primero. Bendito sea internet.

SALLES3

Creemos que tu trabajo personal es un grito desesperado por hacer a las personas más conscientes y avispadas, pero por otro lado tu trabajo profesional consiste en alimentar la cultura del consumismo. ¿Cómo conviven tus ideas con tus ideales?

No creo que sea un grito para generar conciencia, al menos no la mayoría. Puede que la reflexión sea un efecto, pero no es la finalidad. Mi trabajo personal tiene cuatro propósitos: a) ejercitar la creatividad, b) desarrollar mi sentido crítico, c) generar difusión y la más importante: d) divertirme. Los cuatro son necesarios para mejorar mi trabajo profesional, así que más que una contradicción, lo que hay es una saludable simbiosis.salles5

Háblanos de tu nuevo libro La ciencia de los cínicos, ¿de a cómo, en dónde y por qué?

La ciencia de los cínicos es una compilación de teorías, leyes y fórmulas ilustradas que intentan explicar con humor los absurdos de la vida cotidiana. Como fan del método científico, inventar una ciencia ficticia cuyo objeto de estudio sea la rutina, el mundo y la estupidez me pareció un gran proyecto que hasta ahora he disfrutado mucho. ¿De a cómo y en dónde? Según la editorial, de a $230 pesos el kilo en esas librerías que ya todo mundo conoce (incluso con «los Tecolotes»). SALLES1

Los medios impresos y los medios digitales ofrecen experiencias distintas, ¿crees que el tener un libro impreso valida más tu trabajo que tus publicaciones digitales?

En México tener un libro impreso sigue siendo sinónimo de status quo, de «haber logrado algo», pero eso es sólo gracias a lo sacralizado que está. Para mí, el único valor que tiene el libro físico es el objeto en sí, la materialización de algo que en digital sería más masivo, pero también más efímero. *Fuma su pipa mientras masajea su sien. Escena en blanco y negro.*

Entérate de todos los detalles del congreso en las redes sociales de la Revista Picnic: Facebook.com/picnicmagazine en el Twitter @revistapicnic y con el hashtag  #PicnicArtsMedia.